11 de octubre de 2017

Una exploración por la biodiversidad de Colombia - Los primeros 8 meses

Ya han transcurrido 8 meses desde que conocí iNaturalist. En febrero de este año descargué la app para usarla en el BioBlitz organizado por el Instituto Alexander von Humboldt en su sede del Venado de Oro (Bogotá, Colombia). El esfuerzo conjunto de decenas de personas que salieron a hacer sus registros ese día en los Cerros Orientales de Bogotá dejó como resultado cerca de 200 especies registradas para el lugar, entre aves, reptiles, anfibios, insectos, otros invertebrados, hongos y plantas.

https://www.inaturalist.org/projects/bioblitz-venado-de-oro

Poco a poco, he ido reuniendo más observaciones y conociendo otras herramientas (sobre todo en la página web de iNaturalist). Así, aprendí a subir fotos que tenía guardadas hace años en el computador. Y aprendí a organizarlas, a crear proyectos. Hace años tengo varias preguntas que creo, ahora podrán ser respondidas en gran parte por medio del uso de iNaturalist. ¿Cuáles son las plantas que crecen silvestres, sin ser cultivadas, en Bogotá? ¿Qué especies componen la biodiversidad urbana de las principales ciudades de Colombia? ¿Cuáles son las especies que están siendo conservadas, por fuera de las áreas de conservación del estado, en las reservas privadas de Colombia? Estas y otras preguntas me han llevado a crear proyectos en iNaturalist, a experimentar con sus funciones, a buscar observaciones de otros usuarios de esta red, a invitarlos a participar en documentar y aportar sus datos, los cuales, sin duda, servirán para hacernos y tratar luego de resolver mil preguntas más.

De particular interés para mí son los proyectos (que veo como hermanos) “Biodiversidad Urbana del Gran Chicó” y “Biodiversidad Urbana de Teusaquillo”. El primero, creado por el grupo Ecomunitario y administrado por Juan Carlos Caicedo. El segundo, creado y administrado por mí. Ambos proyectos tratan sobre áreas específicas de la ciudad de Bogotá. Ambos fueron creados en el primer semestre de este año y cada uno ya tiene (o está próximo a tener) cerca de 1000 observaciones y alrededor de 400 especies, entre plantas, animales y otros organismos. Es impresionante ver la riqueza natural que albergan áreas completamente urbanas de la ciudad, una riqueza que incluye aves acuáticas y migratorias, mariposas diurnas y nocturnas, serpientes de vida subterránea, murciélagos y un sinfín de árboles, arbustos, hierbas silvestres y flores ornamentales. Creo que la creación de estos y otros grupos similares darán mucho pie para buscar similitudes, diferencias y hacer otras comparaciones entre la biodiversidad de distintos sectores de una misma ciudad.

Ingresado el 11 de octubre de 2017 por mateohernandezschmidt mateohernandezschmidt | 0 comentarios | Dejar un comentario

Archivos